Semana Santa

Tras los Carnavales, la siguiente cita festiva de los católicos es la Semana Santa, días en los que se conmemora la Pasión y Muerte de Cristo. Estas jornadas festivas, también traen vacaciones y citas familiares, por eso, una buena mesa es fundamental en estos días. El pescado y los dulces son los protagonistas de esta semana.

La Cuaresma católica obliga a no comer carne desde que finaliza el Carnaval, un deber cristiano conocido como vigilia, que acompaña en el nombre, al famosísimo potaje de vigilia, que aquí en Hotel Chateau Viñasoro será algo imprescindible por probar.

Estas costumbres son una buena excusa para ofrecer a los tuyos platos típicos, de sabor antiguo y muy elaborados, que cada vez son menos habituales en los hogares debido al ritmo de vida tan ajetreado que llevamos. Al potaje y a las recetas elaboradas con bacalao, podemos incorporar otros menús, con deliciosas alternativas manchegas como el tiznao o la pipirrana, pero también platos más innovadores como los calabacines rellenos de marisco o nuestras deliciosas albóndigas de sepia en salsa vizcaína.

La repostería es otro de los puntos fuertes de la Semana Santa. Nuestro delicioso y tradicional arroz con duz o las rosquillas fritas, serán uno de los manjares que podremos degustar.

Y como no el postre por excelencia de la semana santa, las torrijas. Originarias de Madrid nunca pueden faltar en estas fiestas. Aquí les dejo una receta:

  • 1 barra de pan del día anterior
  • 1 litro de leche
  • La piel de una naranja
  • Palos de canela
  • La piel de un limón
  • 1,300kg. De azúcar
  • 1/2 l. vino blanco Airén Viñasoro
  • 1/2 l. agua
  • 4 huevos
  • 100grs. De canela molida.

Elaboración:

  1. Cortamos la barra de pan en rodajas.
  2. Infusionamos la leche con 200grs. de azúcar, un palo de canela, piel de limón y piel de naranja.
  3. Dejamos templar y remojamos en pan.
  4. Batimos los huevos, pasamos las rebanadas de pan con mucho cuidado por el y freímos en abundante aceite.
  5. Seguidamente las rebozamos por 100 grs. de azúcar y los 100 grs. de canela.
  6. Dejamos enfriar.
  7. Hacemos un albimar con el vino, el agua, la piel de naranja, la piel de limón y el palo de canela.
  8. Dejamos templar y bañaremos las torrijas con ese albimar.

José Manuel Gallego

No Comments

Post A Comment